f
 El primer Palomino, a orillas del mar caribe
 Entrevista a Felícita Rivadeneira

Tengo 73 años y hace bastante tiempo que vivo en entre allá (Palomino antiguo) y aquí (Palomino actual).
Yo llegué hace muchos años, cincuenta y pico de años tengo de estar por aquí…
yo llegué a Palomino-playa como de 22 años, el pueblo vivía a la orilla del mar y las casitas todas
estaban juntas. En el tiempo que yo llegué a Palomino, teníamos que estar todos muy vestidos,
las piernas… con pijama abajo, y medias por que había mucha plaga, zancudo y ese otro menudito...
que ese se le introducía a uno en los ojos, la nariz… que para tomarse uno cuando se cocinaba
un caldito, alguna cosa, uno tenía que tomárselo ligero porque eso le caía en cantidad,
...cuando yo llegué en ese tiempo.

Yo por ejemplo vivía, en toda la orilla del mar, y las tortugas, de noche… en el tiempo de ellas, salían a poner, y nos asomábamos a verlas… “¡Van a poner! ¡Van a poner!”, muchos corrían y las agarraban y las mataban, y habían otros que decían “¡No! ¡Mejor sólo vamos a cogerles los huevos!” …cuando regrese otra o venga otra entonces las dejaban que ellas escarbaran, cavaran e hicieran su nido ahí y lo dejarán, y después que ellas se iban entonces llegaba a uno a cogerles los huevos. Pero en ese tiempo, porque ahora ya ellas viven bien lejos y es de suerte que ahora cojan una cosa de esas.

Se sufrió bastante con esa playa cuando el mar se metió al pueblito, y entonces eran el mar y el río juntos. Una ‘gotita’ aquí, que ahí cae un río, ‘la gotita de los muertos’ que llaman, esa se metió y el propio río, estábamos totalmente des comunicados en una isla, rodeados del río y el mar.
Eso fue de noche, el agua daba el metro en la casa, yo estaba recién parida y el esposo mío estaba en viaje, entonces le tocó a un señor llamarme “¡no te preocupes, te voy a estrechar la puerta, no te vayas a parar de la cama que tú estás recién parida”, yo tenía como 15 días de haber dado a luz la hija que me mataron, y entonces vino y estrecho el portón… lo empujó, y se metió a la casa, llegó a la cama y me cargó, ya prácticamente la cama estaba llena de agua, y yo tenía en la casa mi negocito con su mostrador y en uno de esos pero alto me montó el señor con la niña, y el pueblo… la gente subiéndose, trepándose a los árboles, a los techos de las casas y ese poco de peladitos  llorando y las mamás también.

Y entonces hubo dos señores que dijeron “vamos a entrar allá”, y yo no sé si covaron o qué, pero desviaron  toda el agua del río para el mar, se fue bajando el agua y al día siguiente llegó el esposo mío y se dio cuenta de toda la tragedia que había ocurrido, y se encontró con un señor de apellido Sepúlveda que vivía en lo que ahora es la carretera, la troncal, más en ese tiempo no había carretera, eso era una finca grande, cuyo dueño era de apellido Riasco Lavarset, él quito unos alambres de su finca y le cedió aquí al señor el espacio de la carretera para que él tuviera su siembrita y eso ahí, ...ahí donde está actualmente la casa de dos pisos, bueno ahí.
El tenía un rancho y apenas un caminito, no había carretera, nada y de este lado, aquí donde estoy yo era una algodonera. Entonces el señor le vendió a Antonio, y Antonio le dijo a él: “ay hombe, la señora mía esta recién parida, y fíjate ahora este problema en Palomino, ¿por qué no me arrienda ese pedazo de rancho?”, y el señor le dijo: “¡No! Si yo me voy, me he sentido enfermo, mejor yo te vendo eso”. Y entonces iniciaron negocio entonces llegamos el mismo día toda la familia a ese rancho, que tenía las tablas desprendidas, así todo…, lo que tenía bueno era el techo de zinc.

Antonio dijo: “Es mejor vivir en lo alto que en lo bajo, allá abajo en la orilla del mar de nuevo nos buscamos un problema grande” y así nos vinimos el mismo día. El me trajo a mi adelante con la pelada y con un señor que limpiara todo el rancho, en la noche nos tocó dormir en el piso. Y al día siguiente el compró tablas y ahí arreglamos la casa. Pero no había nadie aquí en el pueblo este, la primera que llegué fui yo, ya después que llegué yo, entonces dispusieron la gente que iban a negociar con ‘Cuello’ que era el dueño de la finca de esas tierras, que le cedían el solar allá y él les diera aquí, y una vez negociaron empezaron a venirse pa’ ca, pa’ la carretera.

Entonces el cedió este pedazo, este de aquí… porque ese de allá… ya lo había vendido.

¿Vivían muchos habitantes en la antigua Palomino?
Vivían bastantes personas, eso era un caserío grande, de ese entonces ya hay muchas personas que se han muerto… vivía Ramón Campo con su esposa Francisca Miranda, Carlos Redondo con su esposa… ellos también están muertos, Nataliliana, Martín Peralta… que ese sí se crío allá (antigua Palomino), Hermes Redondo, a todos ellos los conocí y ahora están muertos.
Podría decir que más o menos habían unas cien personas adultas, todas las mujeres estaban casadas y vivían con sus hijos, y a la orilla habían bastantes casitas.

¿Desde aquí de la carretera principal hasta allá cuanto había?
Como kilometro y medio, teníamos que atravesar el río para llegar al pueblo, era duro el viaje encima que había que colocarse el vestido largo, con medias y manga larga porque ese plaguero era terrible día y noche. En ese entonces, el pueblo no tenía luz eléctrica, yo tenía lamparitas de tubo, ni abanicos ni nada funcionaba allá, eso vivía uno… ni los indígenas allá en la sierra. Habían varios negocitos por allá, y pese al duro viaje allá llegaban los mafiosos que llevaban contrabando de cigarrillos, llegaban los carros con la mercancía y si el mar estaba malo, esperaban hasta que se compusiera para viajar, a veces duraban dos o tres días en el pueblo. Yo les vendía a ellos comida, la casa mía era grande y yo tenía mi negocito con las bancas y sillas bien limpiecitas, y la gente ahí se amañaba, y a mí me tocaba cocinar… camarón en pila, piche, en ese tiempo, ahí mismo en la playa, yo preparaba muy bien la tortuga. Y cuando conseguían una tortuga, allá no la vendían, sino que la mataban y se la daban a todo el que llegara, y ahora ve como se ha puesto de cara una tortuga, un poco de plata… mataban una tortuga, y yo llegaba y decía “ve véndeme una mano u otro pedazo”, y me decían “¡No hombre lléveselo!”, así eran todos, muy unidos por ese lado, y lo mismo era cuando sacaban esa cantidad de huevos, le daban a uno sin cobrarle nada 20 o 30 huevos fresquitos.

Yo allá hacía tortuga frita con arroz, y cuando el marido mío tenía el cayuco de motor yo le encargaba verdura, y así preparaba yo mis platos y vendía la comida en la tiendecita.

…Nos alegramos cuando conseguimos nuestra casita propia aquí arriba en la carretera, al poco tiempo empezó todo ese personal de abajo a venirse “yo me vengo” “yo me vengo” “yo me vengo”  tanto que quedo el pueblecito abajo solo.  Hacían sus casitas de palma, otros de zinc con esas cañas bobas.

Reubicados en la actual Palomino, primeros tiempos…
En aquel entonces yo tenía un volteo, es decir una camioneta que todos los días iba a Riohacha a traer el combustible, las cosas que se necesitaban se traían de allá, y yo enviaba al hijo mayor mío a Riohacha, mandaba al pelao que me trajera pescado, camarón, sierra, chivo, yo preparaba esos buenos platos en el negocito que entonces continué ahí y tenía unas sillas largas y mesas con sus manteles, pero de ser necesario la gente se sentaba hasta en el piso y recibían con gusto la comida allí, yo hacía varios dulces también… como el dulce de papaya.

Una vez hubo una creciente del río Palomino y desbarato un poco de casas, daño el puente de Palomino, y se fueron abajo también los de San Salvador y Mingueo. Entonces me tocaba irme en un caballo hasta Mingueo y de ahí coger un carro hasta Riohacha para hacer compras y entonces Antonio las traía por el río de Mingueo en dos mulos que él tenía.

Y a veces me tocaba a mi venirme de Mingueo a pie, por eso es que ahora sufro mucho de los pies… a veces me venía con los pelaos, cargaba a un pequeño en una bolsa tejida sobre mi espalda y a veces cargaba un bolsón grande y metía siempre una cosita que otra que se necesitaban en el pueblo, a veces que el café, las espermas, los fósforos.

Palomino, La Guajira (Colombia)

 

 Personajes:

 1.Personajes    

Ubicación

Historia Galería de Fotos Directorio Personajes Noticias Videos Síguenos